Entrevista con Tara Stiles, “la rebelde del yoga” en su visita México

Tara Stiles - Embajadora Reebok Yoga (3)

Tara Stiles, ex bailarina y modelo, es una de las instructoras de yoga más populares en la actualidad. Su aproximación a esta disciplina, relajada y buscando siempre provocar felicidad y bienestar, la llevó a darle clases a Deepak Chopra y fundar su propio estudio y estilo, Strala Yoga. Hace unos años el New York Times la nombró “la rebelde del yoga,” pues se revela positivamente contra las preconcepciones del yoga y lo muestra como algo más accesible y sin tanta complicación. Continuar leyendo “Entrevista con Tara Stiles, “la rebelde del yoga” en su visita México”

Anuncios

Slow down baby

Hoy hice una pausa. Paré la madeja de ideas que todo el tiempo da vueltas a mi cabeza y me lleva de un lado a otro, me di cuenta de que, como en otros momentos, ya estaba perdiendo el equilibrio, dejando de escuchar a mi cuerpo para prestarle oídos al escándalo exterior. Me detuve y decidí lo siguiente para procurar mi salud y balance cada día:

1. Cada mañana, antes de desayunar, dedicaré 30 minutos a una sesión de yoga y meditación.

2. Cambiaré mi alimentación: muchas verduras, algunas frutas, granos integrales, poca comida procesada, frutas secas, nueces y legumbres, pescado y un poco de pollo me harán sentir ligera y enfocada, además de limpiar mi organismo de toxinas. Y no es que coma mal, tengo buenos hábitos, pero se que pueden ser mejores y que me puedo sentir mejor dentro de mi cuerpo de esta forma.

3. Voy a alejarme de la prensa roja y la gente negativa, esa clase de toxinas pueden afectar el sueño más de lo que te imaginas. En su lugar, leeré más libros y dormiré mis ocho horas temprano y tranquila.

4. Procuraré pasar más tiempo cerca de la gente, situaciones y actividades que amo y me hacen feliz. La vida es corta y tengo mucho que conocer.

5. Recortaré mi tiempo ante la computadora a sólo un par de horas al día. Lo suficiente para bloggear, responder mensajes y correos y leer algunas cosas básicas.

Y cada vez que se presente ante mí una de estas situaciones indignantes, como las que poblaron mi semana pasada (Un policía se estrelló contra mi coche y nos intimidó tratando de sacarnos dinero por el accidente que él provocó, mis vecinos pincharon la llanta de mi bici sólo por molestar, siete personas se metieron en la fila en que formaba y la alentaron 40 minutos más, la Señora Lilí bañó de cloro mi sudadera favorita,etc.), simplemente respiraré, recordaré las bendiciones que tengo en mi vida, guardaré la calma, lo resolveré de la mejor manera y, sobre todo, no permitiré que me afecte más.

Pues eso, a veces sólo necesitamos parar, apagar la música, servirnos un vaso con agua, beberlo despacio, salir a que nos de el aire y respirar profundo. La sonrisa vendrá sola.

Bendiciones para ustedes

Araiz