El Maratón de Chicago según mi Garmin Forerunner 620

Garmin Forerunner 620

A veces cuando ves las funciones súper avanzadas que tienen los gadgets, no entiendes si te van a ser de alguna forma útiles. Yo pensaba lo mismo y cambié de opinión. Te explico por qué:
Continuar leyendo “El Maratón de Chicago según mi Garmin Forerunner 620”

Anuncios

VIDEO: Mejora tu técnica de carrera

El jueves pasado estrenamos el segundo capítulo de la serie de vídeos que estoy grabando con el apoyo de Adidas y con los que estoy muy satisfecha y emocionada. El tema: Cómo mejorar tu técnica de carrera. En este video expliqué los fundamentos del método POSE, que aprendí hace un par de años gracias a un instructor de CrossFit, me ha ayudado a mejorar mi rendimiento y, sobre todo, a reducir lesiones. Continuar leyendo “VIDEO: Mejora tu técnica de carrera”

Corriendo en Mérida: Crónica de la carrera Somos Runners 2014

1496869_10152237210046282_549506707_n

En Mérida se corre rápido y a gusto, con vistas espectaculares y gente cálida. El jueves pasado tuve mi primer vuelo de 2014 a Mérida como invitada para participar en la carrera Somos Runners y muchas actividades más alrededor del evento. Continuar leyendo “Corriendo en Mérida: Crónica de la carrera Somos Runners 2014”

Video reseña de los Adidas Energy Boost

Como ya les platiqué antes, los famosos Adidas Energy Boost me gustaron mucho para correr 10K y romper mi RP en la Nosotras Corremos, pero me sirvieron también perfecto para el Maratón Lala. Tenía mucho que platicar al respecto, así que hice mi segundo video resumen sobre estos tenis y aquí se los dejo. Espero sus comentarios y dudas :).

¡Linda tarde!

probe los adidas energy boost

 

1e034f2171ab352630b128ce5a9a257c1-12

 

¡Atrévete a correr un maratón! (8 pasos para conseguirlo)

A lo largo de estos siete años corriendo y 15 maratones terminados, algo me ha quedado muy claro: Al maratón hay que RESPETARLO, pero jamás TEMERLE. Desde que crucé la meta de mi primer 10K, supe que quería hacer un maratón pronto, después encontré en Cancha, de Reforma una serie de entrenamientos que Rubén Romero publicaba invitándonos a hacer nuestro primer maratón 20 semanas después. Me animé, tomé su reto, elegí el que quería que fuera mi primer maratón (Mazatlán 2009) y me enfoqué en entrenar para conseguirlo. En ese entonces tenía trabajo y escuela, por lo que no siempre pude entrenar como hubiera querido, además no consideré la humedad y el calor de aquél puerto, por lo que el maratón me resultó muy pesado, pero todo el esfuerzo cobró sentido al cruzar la meta sabiéndome maratonsita al fin, sabiéndome capaz de vencer cualquier circunstancia en la vida.

Unos meses después decidí hacer un maratón más en forma, me discipliné mucho más con mis entrenamientos de carrera, agregué natación y pesas y el resultado fue que reduje una hora mi tiempo en 42K y corrí un maratón que en ningún momento me pesó o me hizo sufrir, lo disfruté de principio a fin y me dejó con ganas de más. Meses después, en Torreón 2010 habían pasado solo cuatro meses después de mi apendicectomía, el doctor me dijo que podría correrlo sin problema, pero creo que ese doctor nunca había corrido ni un 5K, durante la carrera me descompensé, estuve a punto de desmayarme, vi “la pared” y los últimos kilómetros ya no los corrí, solo arrastré mis pies pesadamente hasta la meta.


A lo largo de mi camino, me ha tocado conocer desde el loco cuya primera carrera fue un maratón completo (y lo completó sin preparación alguna) , hasta la señora que llevaba siete años corriendo muy disciplinadamente y no se atrevía a correr el maratón completo porque su esposo le decía que le podía pasar algo (a esta señora, aunque no la conocía, la motivé a inscribirse al completo, lo hizo y me lo agradeció llorando). He visto que la gente se va a los extremos, o se espera demasiado por miedo al maratón o lo ve sin respeto, como cualquier carrera y la distancia le cobra ese atrevimiento metro a metro. También he visto a quienes se sobreentrenan, hacen demasiadas distancias arriba de 30 kilómetros, casi casi ensayan el 42 completo y cuando llega el gran día, ya no traen nada en las piernas y hacen un tiempo horrible, lo sufren y juran jamás volverlo a intentar.

Para mí, la fórmula para disfrutar el maratón es cosa sencilla:

1. Elegir una carrera varios meses antes, inscribirse, pagar el viaje y hacer toda la planeación alrededor de el evento. Un viaje a un maratón se puede convertir en un gran plan para la familia completa y toda esta expectativa te motivará a tomar muy en serio tu preparación.

2. Seleccionar un entrenador o plan de entrenamiento adecuado a nuestras posibilidades/ necesidades y apegarse lo más posible a él (tampoco atormentarse por haber faltado a dos o tres entrenamientos, pero tener disciplina). Considerar las especificaciones de la ruta para entrenar para vencerlas. Aquí pueden descargar el entrenamiento de Rubén Romero que menciono.

3. Alimentarte e hidratarte correctamente desde el día uno de tu entrenamiento. No esperes a la semana de carga de carbohidratos para consumir tus necesidades diarias de nutrientes y líquidos, comprende que de la calidad de tu alimentación depende gran parte de tu resultados en los entrenamientos y en tu gran carrera.

4. Descansar. Yo amaba salir a bailar y llegar a mi casa a las seis de la mañana con los tacones en la mano…hasta que comencé a correr. Y no me costó ningún trabajo cambiar esas horas bailando en la madrugada por horas corriendo al amanecer, los red bulls por Gatorade y los amigos fiesteros por amigos corredores. De vez en cuando puedes salir un viernes y no pasa nada, pero es importante que procures dormir suficiente y tomar muy en serio tus días de descanso de entrenamiento, pues son parte fundamental de tu asimilación del entrenamiento.

5. Preparar una buena playlist. Hay quienes no soportan correr con música, los respeto, pero yo lo amo y estoy segura de que cualquier maratón me hubiera costado horrible de no habedr sido por la buena inyección de energía que me dio cada canción que seleccioné específicamente para ese día (sí, como las novias en su boda).

6. Selecciona el outfit adecuado. Una ropa y tenis que te quede cómoda, que te guste mucho y con la que puedas correr a gusto por horas y horas es la indicada para el gran día. Haz varias pruebas en tus ditancias previas hasta dar con el atuendo perfecto.

7. Hacer una buena carga de carbohidratos. La semana anterior asegúrate de hidratarte y cargar los carbohidratos que almacenarás en tus piernas y explotarás el día de la carrera. En la columna negra a la derecha de este blog pueden descargar un plan de Xorge Mirón, un excelente nutriólogo, con tips que siempre sigo para una carga de carbohidratos efectiva.

8. ¡DISFRÚTALO! Una vez que haya sonado el disparo de salida, comienza la fiesta para ti, vívela, gózala, dale permiso a tu cuerpo y tus emociones de llevarte por esta experiencia única que cambiará tu forma de ver la vida en adelante.

Entonces, ¿te atreves a correr un maratón ya? No tienes nada que perder. Revisa mi calendario de carreras 2016, elige tu meta y ¡vuélvete maratonista de una vez por todas!
¡Feliz lunes!

Crónica del Medio Maratón ESPN

Ayer comencé formalmente mi entrenamiento rumbo al Maratón de la Ciudad de México, abrí temporada con el Medio Maratón ESPN pero no me la pasé nada bien, acá les platico:

El viernes en la noche salí a cenar con amigos, me la pasé increíble, pero algo hubo entre la pizza, los calamares rebosados o los postres que me dejó con indigestión desde esa noche, el sábado abrí los ojos, sentí mi dolor de estómago ligero pero permanente y lo único que quise fue hundirme entre mis sábanas y no despertar en toda la mañana, pero me ganó la obligación, me levanté de la cama, desayuné un jugo y me fui por mi paquete del 21K.

Llegando a Gandhi me encontré con mi amigo Rafa y su familia (Un amigo que quiero mucho y apenas conocí en persona :)), recogí mi paquete con playera XL y nos fuimos a comer a Frutos Prohibidos, pedí sólo un wrap de manzana con miel, agua de sandía y estuve platicando por horas con Rafa, su esposa y sus papás, hablamos mucho,  de políticareligión y otros temas, reímos, nos pusimos tristes, de todo, pues. Me la pasé padrísimo, pero el dolor no cedía 😦, volví a mi casa en la tarde, preparé mis cosas para el otro día, tuve un poco de nervios y a la 1:00am estuve finalmente dormida.

Desperté a las 6:00 am del domingo, me vestí, desayuné un Ensure y salí de mi casa, 15 minutos después estaba en Gandhi calentando tobillos y rodillas en mi bloque de salida. Unos minutos después escuché el disparo y salí tranquila; sabía que habría subidas pronunciadas desde el principio hasta el kilómetro seis, así que decidí guardar mi energía, iba bien, regulando mi respiración, encontrando un punto cómodo, pasaba mucha gente y me rebasaba, me saludaba, muchos amigos, yo iba escuchando mi cuerpo.

Cruzamos Reforma y nos metimos al Bosque de Chapultepec, atravesamos la primera sección y subimos a la segunda, pasamos la subida esa criminal que está a un lado del Sope por fuera, la ataqué con pasitos cortos como me enseñaron en el Maratón de Monterrey y no me hizo nada, más adelante esperaba encontrarme con una subida peor rumbo a Constituyentes, la sentía venir mientras veía pasar a mi lado a los que iban bajando, me saludaban y gritaban ¡Vamos Araiz!, yo apenas alcanzaba a contestar con un gritito jaja (¡¡Muchas gracias!!), de pronto ví la curva para bajar, la subida esperada jamás existió y ahora todo sería de bajada ¡Genial!



Bajé y bajé y seguí bajando, dimos algunas vueltas en el Bosque, pasamos a un lado del Lago Menor, que me encanta, disfruté mucho ese momento, fue la única foto que tomé, luego rondamos un poco más y finalmente llegamos a Chapultepec, en esa bajada mientras entrábamos de nuevo a la primera sección, me sentía ya muy cerca de lograrlo, entonces pasamos junto a la zona de aves del Zoológico, ¡por kilómetros olía a gallinero! y yo que al correr me sensibilizo a los aromas estaba muy a disgusto jaja. De pronto estábamos en el kilómetro 14, sólo faltaba 1/3, pero mi indigestión, que se había mantenido leve durante el recorrido, reapareció, tenía como dolores en el estómago y un poco de náuseas, con ganas de parar, pero decidida a seguir, entonces corrí y corrí pero cada vez más reducía el ritmo, los letreros de kilómetro parecían estar cada vez más lejos y yo con ese estómago doliéndome tanto :(.

En el kilómetro 18 y tras el adoquín de Chapultepec que siempre me hace estragos, mi rodilla izquierda dijo basta y comenzó a doler mucho. Ahí me tienen entonces a nada de terminar mi carrerita, con el estómago mal, cara de circunstancia y cojeando para no apoyar la rodilla. Pero en la foto que me tomó mi amigo Olín ni se nota jaja.

Entonces apareció este señor increíble (y completamente desconocido) que me había estado gritando ánimos toda la carrera y me dijo ¡Vamos Araiz preciosa, ya casi llegas! y me dio una paleta de uva, todo lo que necesitaba, un poco de azúcar y mucho ánimo, di la vuelta y comencé los últimos dos kilómetros renovada, entré a Gandhi y ya entre porras me perfilé hacia la meta.

Cuando pisé la “alfombra verde” vi a mi lado a Camilo y Mary Tere, mis amigos muy especiales y a Ángel, otro de ellos, entonces al lado de estos dos señores que me caen tan bien y de MT, crucé la meta de mi medio maratón más difícil de la historia je. 

Apenas cruzando estaba una chica llorando sin parar, emocionadísima, me contagió de su emoción, tomé unoshielos del Gatorade para masajear mis rodillas y en 10 min. había ya un grupo de masajeadores robando hielos a mi altededor jaja, después me encontré con la pizza que nos estaban dando como parte de la recuperación, me emocioné, le di una mordida y casi la escupo jaja morí de asco. Y bueno, yo amo la pizza, pero muy recientemente había hecho daño y además llegandito de correr es como raro morder un pedazo de pan, queso y embutidos, ¿no les pasó?


Me encontré con Total Running y Twitter Runners, saludé a mis amigos, platicamos, tomamos fotos y huí.

2:02 mi resultado, exacto mi mejor tiempo de hace dos años, me sentí feliz de poderlo mantener a pesar de no haber entrenado nada en todo el año, definitivamente lo que me ha mantenido con mis tiempos intactos ha sido el Bikram, no saben lo bueno que es, y ahora que lo combine con el entrenamiento de maratón me ayudará muchísimo a reducir mis marcas :).

Después tuve un desayuno delicioso con Monty, Rafa y su familia, bueno delicioso comieron los demás jeje, yo comí manzana rallada con yoghurt y miel, me seguía snitiendo mal, me fui a tomar un té con Monty y de ahí llegué a mi casa y morí en mi camita, fueron muchas horas las que me separé de ella y no fue la mejor decisión del día jaja. En la tarde desperté, tomé un caldo tlalpeño (Vips a domicilio!!) y volví a dormirme, el malestar de mi estómago había desaparecido.

Ahora pienso, ¿Habrá sido una manifestación física de mis nervios por el medio maratón?  ¿o en serio me habré enfermado?

Pues sabe Dios, pero el papá de Rafa dijo algo que resumió mi fin de semana:

La preparación es amante del éxito

That´s it!

Y, sobre la carrera, debo decir lo siguiente:

Me gustó la playera (diseño), pero no se les perdona el corte (pequeñísimas mangas para gente con brazo de cono o cómo?)

Que hayan puesto baños cada 5k se aplaude, pero no que hayan descuidado algunos abastecimientos de Gatorade

La ruta estuvo muy linda y bien pensada

No hubo incidentes de automovilistas molestando corredores

La inscripción ($380) fue excesivamente cara, no hay justificación, mi amigo Oliver tuvo un tiempo con el que hubiera subido al pódium (1:32:59, juvenil), pero no lo logró porque no pudo pagar la inscripción y eso está muy mal.

Y hasta ahí mis comentarios, espero que a ustedes les haya ido increíble en esta o cualquiera de las carreras que hayan corrido, yo ya descancé hoy y estoy lista para mañana aprovechar mi tarde libre de la oficina para irme a correr a un lugar precioso. Disfruten el día con sus mamás.

¡Saludos y feliz noche!

Araiz

Quiero agradecer muy especialmente a mi amigo Olin que no corrió, pero se lució con sus apariciones cual duende a todo lo largo de la ruta para tomarnos fotos, a Rafa y Clau, porque sus fotos ilustran el post de hoy =)

¡Listos los 32 K!

¡Listo! los 32 kilómetros, distancia más larga que correría en mi entrenamiento para el Maratón de Monterrey, me los aventé ayer en la mañana, muy feliz acompañada por Los Painanis (Marcelino, Oliver y Leo) y Nadia, mi amiga del Twitter que recién conocí en persona y que esa mañana hizo por primera vez 32 K (una guerrera, no se quejó ni poquito :)).

Un día antes estaba nerviosa, como si se tratara ya del Maratón, desayuné molletes, comí spaghetti, me hidraté y hasta me dormí temprano. No estaba 100% segura de lograr los 32 K sin problema, el fantasma de la cirugía todavía me daba vueltas en la cabeza. El domingo me desperté temprano, desayuné un Ensure de vainilla, me alisté y salí a terminar con esa distancia. Fuimos del Caballito al Hard Rock, entramos al Bosque de Chapultepec, de ahí fuimos a La Villa, después al Zócalo, la Diana y cerramos de nuevo en El Caballito. Un par de ampollas y dolorcito leve en las piernas fueron todos los daños, pero conseguí toda la confianza de que haré mi 42 K dentro de un mes en el tiempo que quiero y lo disfrutaré, ¡pues ya estoy lista!

En esta foto ya íbamos por los últimos kilómetros, se nota en mi cara ¿no? xD

¡Y aquí felices después de terminar! 🙂

Apenas terminamos, corrimos a desayunar a un café de chinos que está frente al Caballito con Sandra Trejo, que se nos unió al final. Después de entrenamientos o carreras largas, el Gatorade hace que se me vaya el apetito por un buen rato, así que sólo tomé café y pan, estaba delicioso. Entre plática y risas se nos fueron más de dos horas. Definitivamente, sin el apoyo de estos amigos el entrenamiento me hubiera costado el doble ¡muchas gracias!

Oliver aprovechó para recargar carbohidratos con medio kilo de arroz ¡que se terminó! jaja (la cara de susto de Leo)

Y llegando a mi depa, me sumergí en hielos y agua helada, hacía frío, entonces me metí con todo y chamarra. Me costó horrores, me dolían los pies del frío, pero valió la pena, saliendo de ahí sentí la diferencia en las piernas y ahorita ya no me duele NADA.

Más tarde me vino el ataque de hambre y sentí mucho, mucho frío, me estaba dando hipoglucemia, un caldo tlalpeño calientito y un buen postre resolvieron el asunto. Caí rendida en mi cama y dormí hasta muy tarde. Hoy me levanté con el sol, muy descansada y feliz de haber logrado mis 32 K y haberlos disfrutado así. Fue una súper buena decisión hacer esta distancia en el domingo de puente, pues pude descansar hoy todo el día vegetando felizmente en mi depa :).

Estoy muy emocionada por Monterrey, ya hablé con Rubén Romero, él y Edilberto González (directores del Maratón) nos invitaron a un trote previo al Maratón, que será el sábado en la mañana, después nos reuniremos también con un grupo de corredores en la cena de carbohidratos. Conoceré en persona a muchos que sólo he tratado vía FB y TW y cargaré pila para conseguir mis 4:15 al día siguiente :).

Espero que su puente les haya servido para descansar y recargar energía para la semana, como a mí. ¡Felicidades si corrieron la Carrera TV Azteca y lograron sus objetivos! Acá una foto de hace unas horas.

¡Duerman rico!

Araiz

Araiz en el hospital (parte uno)

El hospital fueron muchas cosas: sangre, batitas de algodón, enfermeras color violeta, mucho yodo, jovensísimos doctores, comida extraña, amables policías, encierro, ayunos, hartazgo, llanto, risas y mucho, mucho crecimiento personal.

El miércoles 21 llegué  internarme para ser operada al día siguiente. A mi apéndice analizado le encontraron un pequeño tumor carcinoide dentro: 4 x 9 milímetros me hicieron volver al quirófano, pues el tumor había invadido la red linfática y había posibilidad de que algunos ganglios de mi intestino estuvieran afectados también ya.

Normalmente el apéndice retirado se lleva a analizar y los resultados se entregan una semana después, los médicos los revisan, se cercioran de que todo esté bien y si no, te llaman de inmediato. En mi caso no fue así: Mis doctores,  me vieron “muy joven y sana” y simplemente omitieron revisar los resultados del análisis a mi apéndice (cuestión de rutina). No sabían que ese mañana de enero, me acababan de quitar un tumor canceroso, no sabían que seis meses después alguien, por serendipia, encontraría mi caso en los archivos y me mandaría a llamar urgentemente. Negligencia, pues.

Total, detalles aparte, ese miércoles antes de que amaneciera, pasó por mi Beto Cuétara y nos fuimos al Sope al que sería mi último entrenamiento de “la temporada”: 16 km con el equipo de Total Running. Comencé a disfrutar cada kilómetro, tomármelos uno a uno, observar el Bosque, platicar con mis amigos del equipo, respirar el aire fresco de la mañana y en eso ¡Praaaaaas! Caí al piso víctima de una boya disfrazada de negro, aterricé en cámara lenta en el pavimento húmedo, rodillas y codo me protegieron de entregar los dientes. Me levanté en un segundo con ayuda de mis amigos y seguí corriendo como si nada.

Fue hasta los estiramientos del final cuando noté mis mallas rotas, rodillas y codo sangrantes y raspados. Ardía pero me pareció muy simpático. Tenía como 15 años desde la última vez que me había raspado las rodillas, me recordó que si, me volví adulta, pero no me quedé encerrada en la eterna rutina  de oficina- coche- casa, todavía salgo, corro, me caigo, me levanto y sigo adelante.

Volví a mi casa, preparé mi maleta con la lista de cosas que me indicaron en el hospital, me arreglé y salí risueña y nerviosa rumbo a la cirugía. Me pidieron internarme a las 12:00, eran ya 12:30 y yo seguía pegada a mi muffin y capuchino, evadiendo entrar. Mi mamá delicadamente me presionó, entramos, firmamos documentos, me asignaron la cama 125 y ahí comenzó todo. Análisis tras análisis, yo era la paciente más regia del lugar, subida en mis botas de tacón alto y siempre bromeando. Este espíritu luché por mantenerlo cada día a través de esta locura que fue mi experiencia hospitalaria. En su mayoría lo logré y me pude mantener a flote y a mi familia, que estaba tranquila gracias a mi actitud.


Me parecía una locura estar en el hospital, porque me sentía mejor que nunca de salud  y de ánimo, me sentía fuerte y en cada análisis que me hicieron previo a la operación, no se vio ni rastro del cáncer. Pero la red linfática estaba posiblemente invadida y eso no podíamos verlo en las radiografías, tomografías ni en algún otro estudio, así que decidieron que lo mejor era operarme por precaución. Yo ante ese panorama dudé, los cirujanos me llevaron una hoja que debía firmar y en la que se explicaban todos los riesgos del procedimiento: nada alentador, de hecho me pareció tétrico. No dormí esa noche, hicieron venir en la madrugada a muchos médicos que nos explicaron a fondo el caso y, finalmente, firmé la hoja con plena conciencia de lo que estaba aceptando.

Pues eso por hoy, amigos, tengo muchísimo que contarles y lo iré poniendo cada día por aquí.

Les agradezco de nuevo cada muestra de apoyo y cariño que han tenido conmigo en estos días, Dios los bendiga.

Hasta mañana, feliz día y no olviden que hoy el Maratón cumple 2,500 años, festéjenlo a su manera y saquen al Filípides que todos llevamos dentro 🙂

Abrazos

Araiz

Al súper con Araiz

Hoy fui al supermercado aprovechando que el martes es el día en que los vegetales se encuentran más frescos y a mejor precio. Al parecer no fui la única con tan brillante idea, estuve 30 minutos en la fila de la “caja rápida”, pero resultaron bastante productivos, tomé un montón de revistas y me puse al tanto de chismes y tendencias de moda.

Entonces hoy comparto con ustedes los que, considero, son los alimentos que deben estar en el refri de cualquier corredor que se cuide. Aquí van:

Plátanos: Son como una barrita energética, comer uno antes de entrenar te proporciona suficientes carbohidratos y potasio, sin lo pesado de la fibra. Yo siempre desayuno plátano antes de una carrera.

Los mangos me encantan, pero los escogí también porque procuro comprar siempre sólo la fruta de temporada, pues es más barata y está expuesta a menos químicos en su proceso, además siempre está dulce y fresca.

Espinacas, piña y linaza: Hace algún tiempo descubrí el blog de Angela, quien cambió radicalmente su mala alimentación para convertirse en vegana. Ella toma todos los días un “Green monster“,  que es un licuado con espinacas y linaza como base y alguna fruta, leche o jugo. De entrada puede sonar bastante feo, pero una vez que aprendes a combinar cantidades, te das cuenta de lo rico que puede ser y tu estómago se siente genial. Yo procuro tomar uno cada noche con:

3 cucharadas de linaza hervidas en un vaso con agua

una rebanada de piña

tres hojas de espinaca

Esta es una bomba de nutrientes, aunque hayas comido mal todo el día con esto te reivindicas. La linaza, además de su importante contenido de fibra, es excelente fuente de fitoestrógenos, que ayudan a regular los cambios hormonales en las mujeres, evitando que te den cólicos con el síndrome premenstrual o que sufras bochornos  y cambios de humor en la menopausia. Cómprenla entera en el mercado, cuesta sólo $12 el kilo y rinde para muchos licuados.

Las espinacas son famosas por su contenido en hierro, pero traen también una fuerte dosis de antioxidantes, necesarios para mantenernos jóvenes y frescos al prevenir la oxidación de nuestras células.

La piña cierra el trío perfecto con su contenido de fibra, minerales y más antioxidantes para vernos guapos.

Ahora siguen mis panes: Desde hace un tiempo dejé de comprar pan Bimbo o Wonder, pues prefiero el pan árabe integral de Ricopan, muchas veces caliento una rebanada, la corto en mitades, las relleno de vegetales, pollo, queso y frijoles y ¡Listo! , con un café y un poco de fruta tengo una comida completa.

El pan Pura Fibra de nuez con pasas es igual muy integral, pero con un toque dulcecito, me gusta tostado para el desayuno.

La última vez que visité a la nutrióloga, hace ya un par de años, me dijo que mi alimentación estaba muy bien, pero que me faltaba agregar leguminosas, desde entonces comencé a comprar los Frijoles Isadora, que me gustan porque tienen muy poca grasa y conservadores, además vienen ya listos para servir. Se dice que los frijoles son “el salmón de los vegetales“, son una fuente importante de proteínas, fibra y hierro.

Como carne roja por lo mucho una vez al mes, procuro evitarla y optar por proteínas más saludables, como el pollo y el pescado, que contienen menos grasa y toxinas. Compro el pescado más barato y con buen aspecto, pues creo que es el que se mueve más y no hay riesgo de que lo compres viejo o descompuesto. Es rico en proteínas y minerales, si compran salmón también cubrirá sus necesidades de ácidos Omega 3.

Después de nadar o correr, me gusta tomar leche con chocolate, pues me ayuda a reponer proteínas y carbohidratos y electrolitos, además devolverle a los músculos el glocógeno que acaban de perder.

La avena con leche y fruta es mi desayuno favorito, mi abuelo comenzó a desayunarla cada día desde hace unos 20 años, ahora tiene 91 y no está enfermo de nada, se ve como de 65, lee su periódico sale a caminar a la calle con mucha prisa, va al banco y compone canciones. Tiene mucha energía y creo que este desayuno ha influído en gran parte de su excelente estado de salud.

Un día, entrenando en El Sope, escuché que dos corredores comentaban sobre alimentación y de repente soltaron “La avena es el cereal chingón”, en el momento me dio mucha risa, pero no hay nada más real, la avena es el cereal ideal para el corredor de largas distancias, pues proporciona carbohidratos complejos, que se asimilan lentamente, dándote energía duradera y sostenida y no sólo un rush efímero. Esto hace también que la sensación de saciedad sea prolongada y te de hambre con menos frecuencia. Además contiene proteínas y minerales como el hierro, sílice, yodo y zinc.

Menos del 30% de la población mexicana consume los vegetales necesarios para su salud, yo confieso que me era mucho más fácil consumir frutas que verduras, tenía más formado el hábito. Pero decidí acostumbrarme a las ensaladas y ahora siempre las hago para acompañas mi pescado o pollo. Es obvio que si no comemos los vegetales necesarios, no tendremos el aporte básico de vitaminas y estaremos con deficiencias nutrimentales que, a la larga, nos harán más propensos a enfremar y envejecer más aceleradamente.

Todo corredor debería consumir gelatina a diario, pues al correr se desgastan y traumatizan cartílagos y articulaciones, la genetina contiene  colágeno, que sirve para restaurar y proteger estas partes de nuestro cuerpo y, de esta manera, prevenir futuras lesiones de leves a graves, además nos ayuda a tener en mejor estado el cabello y las uñas.

El Gatorade es básico cuando estoy entrenando para maratón con corridas diarias de más de 10km, que hago después de nadar una hora, para más tarde hacer trabajo de pesas. No sería capaz de soportar ese desgaste si no me tomara una botellita diaria de esta bebida. El problema es que, si lo compro ya preparado, me sale cada botella de litro en $20, por eso prefiero comprarlo en polvo para preparar, pues rinde siete litros y cuesta sólo $52, me ahorro muchísimo de esta forma.

Una investigación publicada en el diario de Fisiología en EE.UU. Asegura que las bebidas deportivas no solo ayuda a la hidratación, sino que activan aéreas en el cerebro de placer y recompensa lo que provoca un rendimiento de 2 a 3 veces mayor que al  tomar agua simple.

El café es mi pasión y algo que no puede faltar en mi cocina. Yo tomo dos tazas diarias, hay que tomar máximo tres tazas al día para gozar de sus beneficios:

Es un excelente termogénico, acelera el metabolismo y te ayuda a quemar grasa de manera más rápida si tomas una taza media hora antes de hacer ejercicio cardiovascular, como correr.

Posee propiedades estimulantes y energizantes, por lo que te ayuda a dar más en tu rutina de entrenamiento. Corredores que tomaron taza y media de café  antes de correr 1500 metros, hicieron mejores tiempos y tuvieron VO2 máximos más altos que los que no tomaron nada.

No es recomendable tomarlo en ayunas, pues irrita la mucosa intestinal.

El Café Garat es mi favorito, porque está entre los mejores de Coatepec, ciudad cafetalera cercana a Xalapa, pero no hay que ir hasta allá para conseguirlo, se puede comprar en cualquier supermercado.

Pues eso, mis queridos corredores, además de mi crónica de la visita al súper, les tengo TRES buenas noticias:

1. Mañana es el Día del Corredor, por lo que Frank Estrada, de Total Running, festejará con más corredores corriendo a las 7:00am en El Sope, de Chapultepec, ahí estaré también. Den click AQUÍ para ver el evento en Facebook.

2. ¡Ya estoy inscrita para el Maratón de la Ciudad de México! Hoy Alberto Cuétara me avisó que ya estaban las inscripciones disponibles, corrí a apuntarme y ya estoy, tengo en número 403 y me siento muy feliz, pues las próximas 17 semanas las dedicaré a entrenar duro para lograr mi objetivo de 3:30 después de que la apendicitis no me dejó hacerlo en Lala.

Las inscripciones del Medio Maratón y del 5k aún no están disponibles, les avisaré apenas sepa algo.

3. Ya está el video de la Carrera Bonafont en ESTA página. No se si es buen noticia realmente, porque es imposible encontrarse entre tantísima gente y con tan mal ángulo de la cámara. Igual chéquenlo, talvez tengan mejor suerte que yo.

Y ya, fin de la sección de Aviso Oportuno jajaja

Pues eso, espero verlos mañana o que festejen desde sus lugares de entrenamiento.

Saludos y linda tarde

Araiz