De corredor a triatleta, ¿Cómo hacer la transición?

Cada año en México, cientos de corredores deciden dar el paso, capitalizar su gusto por la bici o la natación, entrenar un poco más, perderle el miedo al mar y convertirse en triatletas. Yo llevo tiempo deseándolo y este será el año en que lo logre.

Lo primero, en mi caso, fue encontrarle el gusto a la alberca, ya sabía nadar y había tomado varios cursos pero me resultaba francamente estresante estar a media alberca muriendo de cansancio y con una maestra gritándome que siguiera. A pesar de mis malas experiencias, entré de nuevo a clases de natación.

Al principio me angustiaba igual bajo el agua, pero poco a poco fui aprendiendo a respirar mejor, a no acelerarme de más y finalmente comencé a disfrutar nadar, a disfrutarlo mucho. Fue todo un reto, pero a cinco meses de ir a clase casi a diario, me sentía ya toda una pro.

Después me tocó buscar bicis: La oferta es enorme, los precios también y uno tan inexperto apenas sabe que necesita una bici de triatlón o ruta, si es de carbono mejor, de aluminio también es buena y, claro, con un precio de pocos ceros, porque en eso si parecen no tener límite.

Vas a Martí y ves las Alubike, todas se ven muy bien, pero se rumora que las importadas son mucho mejores y sólo un poco más caras, además en internet encontré cómo medir mi talla de cuadro y resultó ser 49 o small y Alubike no me ofrece muchas opciones, decidí entonces buscar tiendas especializadas con bicis importadas.

Al final y gracias a recomendaciones, terminé encontrando “La bici de mis sueños”, una Specialized muy de niña, blanca con lila, con un buen grupo, ligera con partes de aluminio y otras de carbono. Estaba a dos de comprarla, tienen un plan a seis meses sin intereses con varias tarjetas bancarias, pero mi apéndice me llevó al hospital y ahí se fueron los ahorros de la bici…ouch!

Por ahora he estado entrenando con mi bici de montaña, se que la técnica y el dominio son completamente distintos en la bici de ruta, pero ya tendré tiempo para aprenderlo. Una vez que tenga la bici de ruta no andaré por las calles arriesgándola, planeo rodar en el Autódromo acompañada de más gente para estar más segura.

Ahora mi bolsillo ya está recuperando y la bella Specialized sigue ahí esperándome, pronto, pronto iré por ella. Por la operación también, debí postergar mi primer triatlón, que había planeado para el próximo 17 de abril en Monterrey y será hasta julio o agosto en Veracruz. Aquí el calendario del Circuito Nacional de Triatlón.

Mientras tenga la lesión del pie, me concentraré en hacer trabajo de pesas, natación y bici, así para julio estaré muy lista en las otras disciplinas y para correr 5k no tengo que prepararme gran cosa, espero estar dada de alta a tiempo para hacerlo.

Para entrenar, como aún no tengo un equipo, entré a la página web de la Federación Mexicana de Triatlón (FMTRI), de donde descargué un plan de entrenamiento para principiantes sprint, aquí los links:

Principiantes sprint

Principiantes olímpico

Intermedios olímpico

Para elegir la competencia en la que se iniciarán, aquí las distancias de cada una:

Es recomendable comenzar con el Ironman…aahhh ¿Qué dijeron? Jaja mentira, comencemos por el sprint y ya iremos avanzando hasta llegar al Iron :).

El equipo básico que necesitamos para cada deporte:

Para las competencias, se acostumbra usar trisuit, que es un traje con el que puedes hacer los tres deportes, cuando el agua está muy fría, se usa traje de neopreno.

Es recomendable también tener un pulsómetro para medirte en la carrera y la bici, el reloj puede entrar al agua pero no el sensor de pulso. (Les debo un artículo sobre pulsómetros, pero como no he podido correr, no he probado mi Polar aún, apenas pueda lo publicaré).

Para poder competir en México, hace falta estar afiliado a la FMTRI, aquí pueden ver los requisitos para la afiliación anual.

Pues eso es lo necesario para saltar de un deporte a otro sin mayor problema.

Espero que les sirva y pronto saber de más triatletas por aquí

Saludos desde Xalapa, aún vacaciono 🙂

Araiz

Anuncios

Xalapa de corredores, sol y oración

Xalapa ha sido sol, cloro de alberca, árboles, agua fría, nueces de macadamia, dormir tranquila y desayunar con mis papás. No hay internet en mi casa, entonces me he podido relajar y sólo tengo que caminar tres casas para llegar a un cafecito donde por 11 pesos tengo un capuchino excelente y un respiro de internet. Hoy el dueño decidió regalarme una tarta de macadamia para acompañar mi café, no puedo con tanta amabilidad :).

Desayunamos caimito, fruta rica lechosa y morada que mi papá trajo de Guatemala 🙂

Para musicalizar estos días he tenido una mezcla toda rara de el soundtrack de Whip It (Veánla!), el nuevo disco de Julieta Venegas, Bible Belt de Diane Birch, el disco más reciente de Luis Enrique,  y (placer culpable) el nuevo disco de Belinda jiji todo muy ambientalista con canciones como Gaia y Amor Transgénico xD. Estoy leyendo Plegarias de un inquilino, de Fadanelli, mi escritor favorito.

Venía de regreso a mi casa y había una señora como tosiendo- vomitando en plena banqueta, me bajé al arroyo y la rebasé, unos pasos adelante me alcanzó , yo traía puesta mi playera de la Human Race, que en la espalda dice “Corro por un México más seguro”, entonces la dama esta se acerca a mí y me dice: Quítale la C y la R y dice “Oro por un México más seguro” ¡También hay que orar! (¡Plooooop!) jijiji morí de la risa ahí yo sola en la calle. Muy respetable asunto el de la oración pero la situación toda completa me pareció simpática.

Después de desayunar tarde y platicar con mis papás un buen rato, me fui a la alberca, y me perdí por horas  para encontrar el Servicio Médico,  lo logré, una doctora toda joven y seria me hizo el examen y listo, me fui a nadar. Aquí fotitos de la alberca y de toda la Zona Universitaria, que está a un paso de mi casa y me ofrece mil opciones para ejercitarme, me encanta.

¿Y dónde más han visto un monumento a los corredores? Dedicado a todos nosotros 🙂


Nadé suave 1,500 m y regresé a mi casa muerta de frío, ya me esperaban mis papás y sus invitados, pues “ofrecimos una comida” xD. Comí muy muy rico sopa de papa, spaghetti con camarones y un pastel que le hicimos a mi papá pues acaba de ser su cumple. Después caí muerta en mi cama, la nadada y la comida me hicieron dormir de li cio so.

El amigo de mis papás nos contó su historia triste, tenía una carrera muy muy prometedora, llevaba ya años estudiando en el Conservatorio Nacional de Música en el DF, un día, en plena Condesa, quisieron quitarle su guitarra y como se la había regalado el presidente LEA y era la única que tenía (tenía muy poco dinero), no la soltó y lo tasajaron con cuchillo en manos y brazos :S. No pudo con eso, los tendones quedaron mal, regresó a Xalapa y se dedicó a conducir en radio, no quiso volver a saber nada del DF. Fea historia. Compraré mi spray de pimienta.

Tenía planeado visitar hoy al traumatólogo para que me viera el pie, pues tengo una tendinitis que no termina de curarse, pero resulta que salió de vacaciones, espero localizarlo la semana siguiente, pues ya muero por correr de nuevo.

Ahora estoy en el cafecito este que les platiqué reportándome y tomando un capuchino que se mueren de envidia jeje. Después tengo planeado regresar a mi casa a leer un buen rato, tomar un té, platicar con mis papás y dormir. Me encanta el ritmo lento de mis vacaciones, espero que las de ustedes estén siendo igual de lindas.

Saludos desde Xalapa

Araiz


Síndrome de abstinencia del corredor o soy un intrépido hámster

Me recuerdo perfecto tirada en mi cama, viendo la TV o platicando en el teléfono por horas mientras se pasaba mi clase de aeróbics en el gimnasio y, otra vez, no iba. Toda la vida he hecho ejercicio, de niña lo amé, pero de adolescente quería hacerlo “para estar en forma” y por eso me tenía que presionar muchísimo para pararme del sofá y salir al mundo a ejercitarme. Ahora pienso en eso y no tengo idea de cómo le hice para cambiar tan radicalmente, no puedo ya estar sin ejercicio, me da igual adelgazar o engordar, entreno porque me apasiona hacerlo, lo disfruto muchísimo y me mantiene con súper actitud todo el día.

Antes de mi cirugía tuve amigdalitis y después me mandaron a reposar por varias semanas, eso me sumergió en el mundo sedentario por casi dos meses en los que he tenido grandes manifestaciones del síndrome de abstinencia de los deportistas, ya entendí que mi adicción al ejercicio no es sólo psicológica, sino química, ahora lo he sufrido un poco porque me cuesta mucho trabajo dormir a la hora que antes acostumbraba y he tenido que probar los mil remedios que ustedes amablemente me compartieron para dormir a una hora medio decente, aparte me siento como con una pila enorme, me pongo a hacer millones de cosas en las noches como si hubiera tomado tres litros de café cargado, bueno ando de verdad mal jeje.

Hoy sería mi primer día de entrenamiento en la alberca, pero como es del Gobierno me mandaron a hacer varios trámites y no podré entrenar hasta mañana. Para correr esperaré una semana más. Ya me muero de ganas de volver a mi estilo de vida súper deportista y feliz, no estoy deprimida y mi vida me encanta, pero de verdad me siento mil veces más feliz cuando estoy entrenando a diario, es una sensación de bienestar difícil de explicar pero que estoy segura de que ustedes conocen perfecto.

Investigué sobre el síndrome de abstinencia y aquí les van mis hallazgos jeje:

En los atletas que dejan de hacer deporte, se activan las mismas áreas cerebrales que entran en funcionamiento cuando las personas adictas a sustancias como la cocaína o el alcohol no las consumen. Hicieron un experimento con dos grupos de ratones, uno corría 10km diarios y otro sólo 4km, después de seis días a algunos ratones les retiraron su bola para correr y entonces en sus cerebros se activaron las mismas regiones que se activan cuando se suprime la dosis diaria de cocaína, morfina, alcohol o nicotina. Los ratones estaban fatigados, nerviosos e irritables y con impulsos enormes de hacer ejercicio, muy como yo en estos momentos caray. ¡Devuélvanme mi bola de correr!

Jaja les platicaré mañana cómo me siento después del entrenamiento y lo bien que, seguramente, podré dormir. Estuve pensando en mi tiempo meta para Lala, eran 3:30 hrs y con la cirugía y todo mi reposo dudé lograrlo, pero leí que el atleta olímpico- leyenda del maratón Abebe Bikila rompió el récord mundial sólo 35 días después de haber sido operado de apendicitis en Tokio 64, hizo 2:12:11 el chavo, yo me iré relajadamente a 3:30 jeje y si algo me tiene que detener, que sea mi cuerpo, pero no mi mente.

Me encantaron los expectadores tan a la moda y el número de Abebe, el 11 es mi favorito! Después de la apendicitis, le dio por usar zapatos

Pues eso, les agradezco todos sus mensajes aquí y en FB para mi recuperación y mi insomnio, en especial a Fernando Vergara y mi Doc Bujanos. Son todos gente muy linda.

Saludos desde el DF

Araiz

Viernes de sol, viento y rockstars

vista

Es viernes y la tarde está soleada y con viento, seca y fresca, pues;  en la clase de natación de hoy: hicimos cincuentas alternando 25 al máximo y 25 de recuperación, 300 de crawl y 300 de dorso, 500 libres y listo: 1,100 mts.

El clima me inspiró y subí a la azotea a tomar fotos de mis tres vistas, aquí les van:

Tlatelolco

Revolución

Y no, no usé zoom para tomarlas, realmente vivo enmedio de estos tres lugares y me encanta. Aunque tiene sus contras, hoy llamamos a KFC para pedir comida y nos dijeron que la cuadra de mi casa no recibe su servicio a domicilio, pues han asaltado demasiadas veces a los repartidores, ni modo tuvimos que ir a comer en el restaurant.

DSC04586

DSC04582

Rodri y mi pay

Ron

Un rato estuvimos jugando Rockband y como todos somos más o menos igual de malos, fue muy divertido pues  se nos quitó la pena y nos soltamos a gritar como desesperados para alcanzar los agudos. Gracias a los rockstars que nos visitaron hoy, gran banda la nuestra :). El juego de Los Beatles me está encantando, aunque secretamente muero por rentar el de Hanna Montana (my guilty pleasure).

Luego la cosa se puso fea: Necesitábamos un taxi para regresar unas 20 cuadras, pero le hicimos la parada fácil a unos 30 y ¡¡Ninguno nos hizo caso!!, así que nos tocó caminar con un viento helado (y yo con vestido y chanclitas), tuve que parar en un 7 Eleven por un café para calentarme un poco, la hipotermia me acabó, pero ahora estoy arropadísima y feliz. Es viernes y ése placer nadie me lo quita.

DSC04588

DSC04589

Traducción de mi gesto: brrrrrrrrrrrr

Me disculpo por tener cero reportes de entrenamientos de carrera últimamente, lo cual he balanceado con anécdotas cotidianas, pues desde que corrí el maratón, hace 20 días, mi rodilla no se ha sentido muy bien y yo he decidido que, aunque el resto del cuerpo muera por correr, la rodilla manda aquí y no saldremos a entrenar bien hasta que ella se recupere completamente. La natación y la bici me han permitido mantenerme activa y, como no implican impacto, se que no afectarán mis articulaciones. De todos modos trotaré suave los próximos días para hacer una aparición decorosa en la Human Race, aquí una foto de mi calendario de entrenamientos para octubre:

DSC04598

Si, el mes está desierto, pero he entendido a través de la experiencia ajena, que las lesiones se vuelven graves cuando no escuchas a tu cuerpo y lo forzas a hacer cosas para las que no está listo. Escúchenlo ustedes también y si se sienten mal paren ahí y no sigan hasta estar bien, así sea la carrera más importante de tu vida, vale más la salud. Pero agárrense, porque el último bimestre viene con todo, para cerrar el año con una muy buena carrera de San Silvestre.

buró

Las horas libres de entrenamiento las he dedicado entre otras cosas a leer, ahora mismo estoy comenzando Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago y debo decir que los primeros párrafos me atraparon y  lo recomiendo mucho, mucho.

Pues los dejo, me esperan mi libro, un té y un fin de semana lleno de planes divertidos de los que les platicaré en los próximos posts.

Feliz noche y buen fin de semana

Desde una de las cuadras más peligrosas del DF 😉

Araiz