¡Listos los 32 K!

¡Listo! los 32 kilómetros, distancia más larga que correría en mi entrenamiento para el Maratón de Monterrey, me los aventé ayer en la mañana, muy feliz acompañada por Los Painanis (Marcelino, Oliver y Leo) y Nadia, mi amiga del Twitter que recién conocí en persona y que esa mañana hizo por primera vez 32 K (una guerrera, no se quejó ni poquito :)).

Un día antes estaba nerviosa, como si se tratara ya del Maratón, desayuné molletes, comí spaghetti, me hidraté y hasta me dormí temprano. No estaba 100% segura de lograr los 32 K sin problema, el fantasma de la cirugía todavía me daba vueltas en la cabeza. El domingo me desperté temprano, desayuné un Ensure de vainilla, me alisté y salí a terminar con esa distancia. Fuimos del Caballito al Hard Rock, entramos al Bosque de Chapultepec, de ahí fuimos a La Villa, después al Zócalo, la Diana y cerramos de nuevo en El Caballito. Un par de ampollas y dolorcito leve en las piernas fueron todos los daños, pero conseguí toda la confianza de que haré mi 42 K dentro de un mes en el tiempo que quiero y lo disfrutaré, ¡pues ya estoy lista!

En esta foto ya íbamos por los últimos kilómetros, se nota en mi cara ¿no? xD

¡Y aquí felices después de terminar! 🙂

Apenas terminamos, corrimos a desayunar a un café de chinos que está frente al Caballito con Sandra Trejo, que se nos unió al final. Después de entrenamientos o carreras largas, el Gatorade hace que se me vaya el apetito por un buen rato, así que sólo tomé café y pan, estaba delicioso. Entre plática y risas se nos fueron más de dos horas. Definitivamente, sin el apoyo de estos amigos el entrenamiento me hubiera costado el doble ¡muchas gracias!

Oliver aprovechó para recargar carbohidratos con medio kilo de arroz ¡que se terminó! jaja (la cara de susto de Leo)

Y llegando a mi depa, me sumergí en hielos y agua helada, hacía frío, entonces me metí con todo y chamarra. Me costó horrores, me dolían los pies del frío, pero valió la pena, saliendo de ahí sentí la diferencia en las piernas y ahorita ya no me duele NADA.

Más tarde me vino el ataque de hambre y sentí mucho, mucho frío, me estaba dando hipoglucemia, un caldo tlalpeño calientito y un buen postre resolvieron el asunto. Caí rendida en mi cama y dormí hasta muy tarde. Hoy me levanté con el sol, muy descansada y feliz de haber logrado mis 32 K y haberlos disfrutado así. Fue una súper buena decisión hacer esta distancia en el domingo de puente, pues pude descansar hoy todo el día vegetando felizmente en mi depa :).

Estoy muy emocionada por Monterrey, ya hablé con Rubén Romero, él y Edilberto González (directores del Maratón) nos invitaron a un trote previo al Maratón, que será el sábado en la mañana, después nos reuniremos también con un grupo de corredores en la cena de carbohidratos. Conoceré en persona a muchos que sólo he tratado vía FB y TW y cargaré pila para conseguir mis 4:15 al día siguiente :).

Espero que su puente les haya servido para descansar y recargar energía para la semana, como a mí. ¡Felicidades si corrieron la Carrera TV Azteca y lograron sus objetivos! Acá una foto de hace unas horas.

¡Duerman rico!

Araiz

Anuncios