Corriendo en el Caribe

Hace algunas semanas, me invitaron a hacer una entrevista con un importante doctor italiano, vocero de Herbalife. ¿El lugar? ¡Cancún! Yo nunca había estado allá y, además de interesarme el tema de la entrevista, me emocionó mucho la idea de viajar a la playa aquella tan paradisiaca. Lo primero que hice fue investigar en el calendario de carreras de allá, encontré una para ese domingo, llamé y me inscribí. Todo estaba listo.

Y ahí me tienen en el aeropuerto el viernes con mis papás, que estaban de visita en la ciudad, desayunando y partiendo a la playa. Llegando sentí la humedad inteeeeeensa, me recogió el publirrelacionista de la marca y llegamos al hotel. Después de instalarme fuimos a cenar en un restaurante a la orilla del mar y ahí, entre las olas, la plática y el pescado fresco, me olvidé de cualquier preocupación que pudiera haber tenido en la vida.

Al otro día sería la entrevista, llegué al Centro de Convenciones donde el doctor estaba liderando un evento enorme y lo tuve a mi disposición una hora, para preguntarle toooodas mis dudas sobre nutrición deportiva, alto rendimiento, hidratación y todos esos temas que, además de ser importantes para mi trabajo como periodista, me apasionan.

Terminando la entrevista, fuimos al Mercado 28 a un restaurant donde me comí uno caldo de camarones que no se imaginan, fresco, delicioso, inolvidable. Anduve el resto del día paseando por la ciudad, haciendo compras y tumbada en la playa asoleándome.

El domingo a las seis ya había amanecido y yo iba (en un carísimo taxi, como todos los de Cancún) rumbo al kilómetro cero de la zona hotelera, la salida de la Carrera Delfines, en la que me había inscrito.

Ya iba llegando la gente y se preparaba, calentaba, se ponía su número. Me coloqué en la línea de salida y así, sin disparo y con un en sus marcas…listos…¡fuera! salimos unas 500 personas, todos disparados. A pesar de ser tan temprano, el calor se sentía intenso, quemante, yo había llevado los zapatos incorrectos, unos muy amortiguados que se habían súper calentado y me quemaban los pies.

Tanto era mi malestar que, en la vuelta de los 5K decidí cerrar a la meta y no ir por los 10, sería un suplicio y terminaría completamente ampollada. Crucé la meta de los 5K en 23:05, mi mejor tiempo en esa distancia en competencia hasta el momento. La altura me había ayudado, pero la dificultad por el calor y la humedad había aumentado.  Llegué a acostarme en el piso, viendo el cielo y sintiendo feliz cómo mi respiración se normalizaba. Definitivamente correr en Cancún y esa zona no es algo fácil, pero si consigues resistir el calor y la humedad, conseguirás muy buenos tiempos, pues la altura a nivel del mar y las rutas prácticamente planas y muy escénicas, ayudan enormemente. Hay que cuidar realmente la hidratación antes, durante y después de la competencia y la recarga de minerales, pues aquí se suda en serio. Hay que considerar que esta carrera la corrí en verano, pero los maratones de La Riviera Maya y Cancún son en octubre y diciembre, respectivamente, por lo que el clima será más amable en esos días. En Cancún hay corredores de muy buen nivel, tiene una ciclopista enorme por la que se puede correr muy cómodamente y una comunidad grande de triatletas y Ironman.

Como abastecimiento final me encantó el detalle de que, en vez de recibirnos con un plátano, había rebanadas de sandía muy dulce y jugosa. Me supo a gloria. Las señoras que esperaban a sus esposos corredores tenían disponible una clase de zumba para entretenerse y estaban felices bailando.

Me quedé a la premiación, pues mi amigo Mike, que vive allá, había quedado en segundo lugar de los 10K con un tiempazo. Yo habría quedado en 3er lugar femenino de 5K, pero como me inscribí a los 10K, pues ya no valió y no tuve trofeíto con delfín :(.

Después regresé a mi hotel, seguí paseando y bronceándome y volví a la loca ciudad con un respiro, desintoxicada y renovada.

Por eso y más, ¡amo mi trabajo!

Si quieren saber más sobre carreras y triatlones en Cancún, visiten el sitio Enfoques Cancún, muy completo y siempre actualizado.

¡Feliz día!

Anuncios

6 comentarios sobre “Corriendo en el Caribe

  1. Pues yo no se si llevabas o no los tenis adecuados.. sería bueno saber cuales son esos, podría ayudarnos. Lo que si me hiciste recordar era esa carrera que se hacia de Cuautla a Oaxtepec 10k, (preciosa no se si aun se haga) yo llevaba tenis nike bastante ligeros, (creo que los mas ligeros que he tenido) y desde los primeros kms empece a sentir la tortura de Cuauhtemoc en mis pies, y cada charquito de agua que aparecia frente a mi era pisado, me volvi tan rápido por esa situación que logre mi mejor tiempo de 10k en mi vida. Para esta carrera me entrene en el vapor, corría a la hora de la comida en lugar de comer, para tener el pleno sol de la ciudad que no es nada fácil, pero valió la pena.. Hariz.. gracias por recordarme tal cual esa carrera “bajo el fuego”.
    xoxo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s