Crónica de mi apendicitis

Después de ir a ver las rebajas el miércoles al mediodía, tenía muchísima hambre y terminé comiendo un burrito y un boing en mi burrería consentida. Más tarde tenía que ir al cine y luego un examen, pero nada de eso pasó ya, cuando iba a salir al cine me comenzó un dolor raro como indigestión, lo sentí al centro del estómago, poco a poco se intensificó y ya no me dejó pararme de la cama, culpé al pobre burrito y me tomé un paracetamol y una pastilla para las infecciones del estómago y traté de reposar.

Pasaron las horas y el dolor era más fuerte, casi insoportable, pero ahora también tenía muchas náuseas y escalofríos y me comenzó a temblar todo el cuerpo, no soportaba estar acostada en mi cama ni sentada, me paraba y caminaba un poquito, era de madrugada y no sabía que hacer, el dolor ya se había movido a mi costado derecho, me toqué y sentí algo duro, inflamado, revisé en internet y vi que ahí está el apéndice y que tenía los síntomas.

A las cuatro de la mañana ya no pude más, fui al cuarto de Rubén y le dije ¡Llévame al hospital, porfavor!, le debo haber dado un gran susto con mi cara palidísima porque saltó de su cama, me ayudó a hacer unas llamadas y, como el coche no circulaba, media hora después estábamos subidos en un taxi rumbo al hospital.

Sentada en el taxi trataba de controlar el dolor y las náuseas respirando profundo, el taxista pensó que estaba embarazada y a punto de parir, porque iba rapidísimo y yo tan mareada no podía con su velocidad. Llegamos por fin a Urgencias del Hospital Ángeles, entré y, aunque la atención no fue la mejor, pues me hicieron esperar unos 15 minutos mientras yo no soportaba el dolor, tan sólo estar ahí me tranquilizó mucho, me revisó una doctora, me subieron en sillita de ruedas, me hicieron análisis, y me llevaron a un cuarto donde (sin que yo entendiera para qué) me pusieron suero.

Le dije a la doctora que pensaba que tenía indigestión o apendicitis, después de los análisis y radiografías, llegó otro médico y me confirmó mi diagnóstico, me dijo que debía llamar un cirujano inmediatamente, pues si no se operaba pronto se convertía en peritonitis. Yo me quedé en shock: Jamás había estado en un hospital y menos en un quirófano, me considero fuerte y no me da miedo la sangre ni nada de eso, sólo no alcanzaba a entender cómo había pasado tan rápido de mi tarde de compras a un paso del quirófano.


No quería que me operaran, pero no había opción, así que no dije nada, hice algunas llamadas, investigué dónde sería mejor operarme y me di de alta del Ángeles para que me llevaran al Instituto de Nutrición.

Además de nunca haber pisado un hospital, jamás había recurrido a algún servicio público de salud y siempre había pensado lo peor de su calidad, pero me dijeron que en Nutrición estaban los mejores cirujanos del país y allá fui. Esta experiencia rompió mi paradigma al respecto, desde las enfermeras, camilleros, personal de limpieza, médicos, recepcionistas y seguridad, todos me trataron como princesa, a pesar de que fui a un hospital dónde ni siquiera me correspondía operarme, pues sólo atienden a enfermos terminales de enfermedades raras como cáncer o lupus.

De mis doctores qué les puedo decir, me trataron perfecto, me sentí taaan en confianza con ellos, sabían lo que decían y no me daba miedo ya ir a quirófano si era en sus manos. Decidieron hacerme la cirugía laparoscópica, pues soy mujer joven y así tendría cicatrices pequeñísimas, como dos puntitos.

Le dije a mi doctor que me ponía triste que no podría ya correr el Maratón Lala en marzo y me respondió ¿Porqué no? Si los discapacitados pueden, tu más… Just do it! (pensé que se estaba burlando, pero de verdad cree que lo voy a poder correr 🙂 )

Me pasaron entonces a un “anexo”, que es un reposet gigante donde te preparas y esperas para pasar a quirófano, ahí estuve algunas horas, me despintaron las uñas, me pusieron ropa nada glamourosa y litros y litros de suero y antibióticos. Llegó la anestesióloga a presentarse conmigo: Me cayó taaan bien, se veía sólo un poco más grande que yo, con su trajecito de doctor que se mandó a hacer color rosa y su maquillaje impecable, toda una reina del hospital, fue muy linda y me explicó que me iban a dar “unos tequilitas” (Diasepam) primero, para que me durmiera y luego me pondrían un bloqueo en la espalda.

Llegó el camillero, que también era todo un lindo, se presentó conmigo, me explicó lo que haríamos, me trepó en su camilla y ahí voy viendo el techo, sintiéndome en un capítulo de ER y acercándome cada vez al quirófano, pasé por la sala de espera donde vi a lo lejos a mis familiares y les dije adiós con una mano y seguí mi camino. Iba sonriéndole a todos, me saludaban desconocidos en el camino y me deseaban suerte, yo en realidad estaba muerta de pavor: Me imaginaba el quirófano como un cuarto enorme frío todo de metal, una plancha en la que me pondrían y una gran lámpara incandescente sobre mi cuerpo.

Llego al quirófano y…. era todo blanco, pequeño y confortable y se escuchaba de fondo la canción del pescadito de Alizzé, con ese ambiente se me fue el miedo, ahí estaba mi anestesióloga, me dijo ¡Hola Araiz!, me pusieron en una camita, me taparon con una sábana, llegaron mis doctores y decidieron operarme con el nuevo disco de The Killers de fondo, me enseñaron un video de la enfermera bailando hawaiano, llegó el otro anestesiólogo, se presentó me dijo: Traga saliva, vas a sentir rara la garganta y sueño, puso algo en mi suero y 30 segundos después no supe de mí.


Recuerdo borroso a la anestesióloga diciéndome ¡Ya terminamos, Araiz! Y al Doc diciendo ¡Si vas a poder correr tu maratón!, son como recuerdos rosas y felices, pero en realidad desperté en Recuperación, con el beep-beep del aparato que monitorea tu corazón. Las enfermeras de saludaron, me llevaron a mi habitación y ahí pude estar con mis visitas, Montse me llevó flores y estuvo siempre pendiente, vinieron mis papás y mi tía y yo estaba tranquila y agradecida de que todo hubiera salido bien.

Llegó después el doctor y me dijo ¿Quieres ver tus cicatrices?, yo obvio no quería, me imaginaba algo muy grande, pero me dijo nooo míralas, volteé un poco y vi tres cintitas todas pequeñas, eso era todo. Me encantó. Luego pasé el día entero sin agua ni comida, alimentándome de suero y soñando con un capucchino.  Cuando me dijeron que al día siguiente desayunaría fui feliz.

Mi desayuno fueron dos pedacitos de gelatina de naranja, un té de manzanilla y un vasito de boing de manzana. Después recibí muchas visitas una tras otra, comí muy rico también y llegó mi doctor  darme de alta. Me vestí y salí del hospital.

Ahora estoy reposando, camino poco, muy despacito y encorvada, mi papá dice que  parece imposible pensar que hace unos días estaba corriendo, ahora no camino ni 50 metros, pero se que estoy mejorando, me cuidan mucho y pronto estaré recuperada. En tres semanas podré nadar y en un mes volveré a correr.

Estoy feliz con las muestras de afecto y de verdad esta experiencia, aunque pequeña, me permitió estar un buen rato a solas, reflexionar y recordar las cosas y personas que son realmente importantes en mi vida. Así que si los tienen que operar de apendicitis no tengan miedo, háganlo a tiempo y sólo pónganse en las manos del mejor cirujano que  puedan conseguir.

Saludos desde mi recuperación con capucchinno descafeinado

Araiz

Anuncios

31 comentarios sobre “Crónica de mi apendicitis

  1. Muy diviertida tu cronica, aunque dejar que me vuelvan a operar sería lo último que deseo en la vida.
    Pero que bueno que tu primera experincia en el quirofano no fue tan mala depués de todo.
    Saludos y recuperate pronto.

    Me gusta

  2. Araiii yo quiero q me operen con esos chairos guapos q dices 🙂 sabes? me da gusto q estes muy bien, no he podido ir a verte pero ahh mis días son una locura con las manznas hay muuucho q platicar, pero sabes q estoy al pendiente igual y no fisicamente pero en cuanto menos te lo esperes ahí estaré te quiero muchoooo

    Me gusta

  3. que bueno que estes bien y que salio todo bien

    oye, esta genial tu blog, yo quiero hacer uno igual…jajajaja

    qué me recomiendas hacer primero?? en donde??? ayudame con algunos tips…por fas, lo básico de lo básico

    saludos y recuperate pronto

    Me gusta

    1. Hola Sebastián, gracias por lo del blog, si quieres hacer el tuyo te recomiendo http://wordpress.com, ahí te van guiando para armarlo, es sencillo mmm y pues yo creo que debes hablar sobre algo que te apasione mucho para que nunca se te acabe la inspiración y puedas publicar varios posts a la semana. Pues eso, dime si te puedo ayudar con otra cosa y mándame tu link cuando esté listo. Saludos 🙂

      Me gusta

  4. Heeey Araiz q crónicas las tuyas!

    Voy regresando de París y me entero q te sometieron al bisturí..!!!

    Oye pues los mejores deseos de q te recuperes pronto! y un abrazo muy fuerte por este año q comienza… Ánimo y x ahora descansa mucho para q tu cuerpo recobre fuerzas, aún hay muchos km q recorrer!!

    Besos.
    Alex

    p.d. Nada de pretextos p regresar al hospital a ver al Doc. q te gustó eeeh!

    Me gusta

    1. Hola Alex!

      Qué rico Paris, gracias por tus buenos deseos, me estoy recuperando muy bien gracias a Dios y si todo sigue así no tendré razón para volver al hospital ¡Chin! jaja

      Muchos saludos 🙂

      Me gusta

  5. Hola! ke tal de muchaaa casualidad me encontre con tu blog y es muy interesante … yo conoci a tu hermana en Leon cuando fui a “studiar” aia pero dure bien pokito tiempo jaja pero bueno lei ke vas a venir al maraton Lala .. a proposito soy de Torreon jeje … no stare para esas fechas para hecharles porras a los maratonistas… pero te deseo lo mejor y si se pone muyy padre y eso si hace un calor horrible y ahora con los cambios que estan haciendo va a hacer muy ameno y muy bonito el recorrido.. Ke te mejores de la operacion

    Saludos

    Me gusta

    1. Hola Danna!
      Qué chiquito es el mundo, no? Qué bien que caíste por aquí, gracias por la info de Torreón, espero que todo salga muy bien con apéndice o sin ella jeje. My linda tu familia, felicidades y un abrazo

      Me gusta

  6. Hola!

    Pues que bueno que todo salió bien y que estuviste en buenas manos, y pues a recuperarse para que puedas estar en forma para el maratón 😉

    Yo ya empecé a hacer un poco de ejercicio pero aún no empiezo a correr, se me hace que empezare por nadar y ya luego corro de nuevo, pero a ver que pasa, primero seguire con mis ejercicos de fortalecimiento de piernas a ver que tal responde mi rodilla 😉

    Saludos,
    Clau!

    Me gusta

    1. Hola Clau, muchas gracias, espero poder hacer un buen papel en Lala.

      Qué bueno que ya comenzaste el ejercicio, yo también empezaré en la alberca y luego a correr y si, las pesas hacen la diferencia para la rodilla, cañón, espero que sean suficientes para q tu rodilla quede como nueva y puedas correr pronto, por ahí nos veremos en alguna carrera este año seguro.

      Saludos 🙂

      Me gusta

  7. Hola Araiz, quiero felicitarte porque todo lo que escribes en verdad hace que todo se vea fácil.
    Que bueno que tu operación sea un éxito, y estoy suuuper segura que pronto estarás como nueva.
    Cai de casualidad en tu página y creeme que me ha ayudado mucho, yo solia correr pero por diferentes cosas lo he dejado ya estoy empezando de nuevo y bueno serás inspiración en mis entrenamientos. Recuperate pronto.
    Saludos

    Me gusta

    1. Hola Marce!

      Muchas gracias por tu comentario, y si, ya estoy como nueva 🙂
      Me da gusto que hayas vuelto a correr, espero que este sea un año muy productivo para tu rendimiento deportivo, mis mejores deseos. Un abrazo 🙂

      Me gusta

  8. Hola Araiz,

    Casualmente di con tu blog por el facebook y la carrera bonafont, lo que me llamò la atenciòn fue ver lo de tu ataque de apendicitis, porque yo tambièn corro y entreno con una amiga 3 veces a la semana aunque yo soy corredora recreativa no creas que tengo los grandes tiempos jaja!
    Y hace como un mes me empezo un dolor en el costado derecho como si me hubieran golpeado, despues el dolor se me corria a la espalda pero el dolor no es intenso, que bueno que lei tu relato, voy a ver que onda con mi apendice no vaya a ser o tambien algo de la vesicula.
    Ya quiero seguir corriendo de nuevo tb y sin molestias
    Un abrazoo y suerte en la carrera bonafont espero poder correrla este año aqui en Guadalajara

    Me gusta

    1. Hola Dulce!
      Mira, la apendicitis te tira de dolor en unas cuantas horas y en uno o dos días, si no te has atendido, te mata. Seguramente lo tuyo es otra cosa que nada tiene que ver con el apéndice, no te preocupes por eso, podría incluso ser algo muscular, aunque lo mejor es que te vea un médico 🙂
      Espero que corras la carrera Bonafont allá ya sin ninguna molestia
      Muchos saludos!! 🙂

      Me gusta

  9. hola a mi tambien me operaron pero ya me estoy recuperando apenas an pasado 2 semanas de la operacion los sintomas antes de que mede apendicitis no eran los mismos que tu tuviste fueron diferentes bueno que te recuperes pronto y acorrer en el maraton adios

    Me gusta

  10. hola,
    mmmm

    mira me a estado doliendo como no tienes idea en la parte inferior derecha y decidi buscarf y entontre tu blog o no se que sea esta jaja

    pero queria saber de cuanto en cuanto tiempo aumento y cuales fueron las causas de la pendicitis bueno grax

    Me gusta

    1. Hola
      Comenzó a dolerme a las 6pm leve y a las 4am ya estaba en el hospital, aumenta pronto y si no se atiende en las próximas 24hrs es mortal. La causa es una partícula pequeña, como puede ser una semilla de jitomate o algún otro fragmento duro que tapa el apéndice y este comienza a infectarse, inflamarse y crecer hasta que, si no se atiende, se revienta y contamina todos los órganos aledaños. Cuídate, espero que no sea eso y si si que ya estés siendo operado.
      Gracias por ver el blog

      Me gusta

  11. En mi recuperación post-apendicitis, me entretuve leyendo tu crónica sobre el mismo mal…
    Sí, es horrible sentir que no puedes dar ni dos pasos y caminar toda encorvada con todo y tres pequeñas incisiones de la laparoscopia.
    Mis síntomas fueron distintos, no hubo dolor alguno porque tengo el umbral del dolor muy alto. Me operaron un martes y el domingo anterior corrí los 5k de Bonafont tronadísima, con una horrible opresión en el estómago que me dejaba sin aire, lo que yo atribuí a la comilona del día anterior… Ahora entiendo que desde el sábado tenía los síntomas, pero fue hasta el martes cuando me tomé el tiempo de escuchar a mi cuerpo y darme cuenta de que ese malestar no era normal. Ya me sospechaba que era el apéndice, un año antes ya me había amenazado.
    Pero jamás me dolió pese a que ya estaba muy avanzada la enfermedad, sólo con la famosa prueba del “rebote” sentía un pequeño pellizco en la zona del apéndice. Estaban asombrados de que fuera capaz de soportar semejante inflamación. Un doc me enseñó el lema de la apendicitis: “Si rebota y no es pelota, se lleva su rajadota”.
    He leído que los que practicamos deportes de resistencia desarrollamos una alta resistencia, valga la redundancia, al dolor, lo cual, aunque suene bueno, también es malo porque el dolor es un aviso y en el caso del apendicitis, si no se atiende a tiempo, se puede complicar terriblemente.
    Yo fui con mi médico de toda la vida, por tercera vez nos vimos las caras en el quirófano… se traían el desmadre habitual para relajar la tensión que significa un quirófano… y sí, vi muchas caras amigas, sobre todo la de mi doc, pero le dije “doc, tenía muchas ganas de verte, pero no en el quirófano”. Me sentí como en casa, no lo niego, aunque prefiero que no se vuelva a repetir, al menos no en el quirófano.
    Y antes de “irme” en la anestesia, le pregunté al doctor: “cuándo podré volver a entrenar?” A lo que respondió: “en seis semanas, si te metes a la cámara hiperbárica en tres”.
    Y sí, todos los días salgo, pese al dolor y al cansancio, a mi sesión de cámara, es genial, de hecho es la tercera vez que la tomo. En las dos anteriores, logré bajar, gracias al “bombazo de oxígeno”, más de 30 secs al km en recorridos largos… Deberías probar la cámara hiperbárica, es muy buena para el maratón y el triatlón… tu dime y yo te recomiendo…
    Bueno, te dejo, ya es mucho rollo para un comentario.
    Y ya sabes, siempre mi admiración por tu exitoso blog, colega

    Me gusta

  12. hola araiz me alegro saber que te recuperas despues de todo, quiero darte las gracias por tu blog me cirvio para alludar ami hija con su tarea del colegio besitos para ti chao……….

    Me gusta

  13. hola esta padre tu cronica sabes hace dos semanas me operaron aun ke lo mio fue mas complicado me esmpezo el dolor el dia sabado y me operaron hasta el dia miercoles ya ke en el imss me pusieron medicamento y me enmascararon el dolor
    y a mi me hicieron una rajadota de 17 cm desde el ombligo hasta abajo mi apendicitis fue fase 3 tantito mas y me cortan el intestino fue una negligencia sabes aun me siento adolorida pero nada mas de el lado izquierdo siento inflamacion sera normal te comento por ke pasamos casi por lo mismo? ya visite al doc y me dijo ke es por ke manipularon y sacaron mi intestino para lavarlo por eso esta mas lento y peor aun en marzo me hicieron una cesarea en realidad paresco un mapa pero ke bueno ke ya estes mejor cuidate y gracias por tu cronica al menos me alegro el dia bye

    Me gusta

  14. Wow,muy buena historia!!mi hijo de 8 años oo acaban de operar y m moría de miedo!!!y sí asi como lo platicaste,nos sucedió lo mejor k mi hijo recibió una buena atención,xk en esos momentos es l k mas necesitas!!!:)

    Me gusta

  15. Araiz!! Ando revisando el blog por si tenías algo sobre correr con la lluvia en la calle! y que veo esto y por la fecha estoy asombrada!!! Justo el 4 de febrero de 2010 a mi también me operaron de apendicitis!!! Llevaba varios días indigesta según yo y para nada! como leí en un comentario anterior en el hospital estaban asombrados que no lloraba de dolor jajaja hasta decían las enfermeras “ojalá todos los que llegan con apendicitis tuvieran tan buen humor” pues estuve bromeando con las enfermeras y médicos (no había anestesista disponible pues era viernes y de puente y tuve que esperar a que saliera el de guardia de otra cirugía) a mí no me fue tan bien 😦 a los dos meses corrí de nuevo y aún no estaba bien mi cicatriz y se lastimó mucho (al haber tardado tantos días con el malestar tuvieron q hacerme rajadota pues había el riesgo q estallara al cortarla 😦 y no quisieron hacerme laparoscopía) El hospital está frente al parque donde solía correr y recuerdo q me hacían burla mis visitas y me decían “por qué no vas al parque a correr ahorita?” jajaja malvados… Pero lo que sí recuerdo perfecto el martes tempranito fui a correr y sentí un tirón en la cintura ya no pude correr más, me dijo el médico que teóricamente ese día inicié con el mal… Me encanta leerte! soy tu fan 🙂 besos desde Uruapan 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s